Pedagogía

 

En nuestra Institución educativa, la mediación pedagógica se basa en el paradigma constructivista, en el cual, el estudiante es el actor principal en la construcción de su propio conocimiento, los  docentes brindan acompañamiento a los estudiantes, actúan como mediadores y los guían en el proceso de aprendizaje, con el fin de alcanzar los objetivos propuestos en el Ministerio de Educación con una perspectiva agustiniana.

La formación académica de los estudiantes, se realiza desde distintas perspectivas pedagógicas con el objetivo de formar a nuestros estudiantes en jóvenes integrales; para alcanzar esta meta se fomenta la educación por competencias y el enfoque de inteligencias múltiples, con lo que se logra desarrollar las habilidades innatas, actitudes y aptitudes en los educandos necesarias para las exigencias de la sociedad actual.

Dentro del proceso pedagógico de Ciudad de los Niños, se da un impulso importante a la modernización del entorno educativo; el uso de las Tecnologías de Comunicación e información (TICs) en el recinto educativo es muy común; cada una de nuestras aulas se encuentra equipada con una red wifi para el acceso al internet, un proyector (Video Beam) y un Apple tv, aunado a esto el centro educativo cuenta con alrededor de 240 iPad para el uso de los estudiantes. Lo que convierte al Colegio Técnico San Agustín una Institución educativa que forma jóvenes integrales y preparados para los retos del siglo XXI.

Tomando en cuenta el perfil del estudiante de Ciudad de los Niños, se implementa un modelo que permite realizar un proceso de enseñanza-aprendizaje activo, basado en la reflexión de las personas, de manera que el educando vaya construyendo mentalmente su entendimiento de la realidad, con base en el conocimiento previo y a las nuevas experiencias.

El aprendizaje es significativo, es decir, que la persona-colectivo que aprende tiene que atribuir un sentido, significado o importancia relevante a los contenidos nuevos. Esto ocurre únicamente cuando los contenidos y conceptos de vida, objetos de aprendizaje se relacionan con los contenidos previos del grupo adaptados a su etapa de desarrollo y en su proceso de enseñanza-aprendizaje, adecuados a las estrategias, ritmos o estilos de la persona o colectivo.

Resolución de problemas. Los estudiantes exploran su entorno y encuentran la mejor forma de enfrentar los problema por ellos; de manera tal, que el docente es un facilitador, pues no es pertinente enseñar cosas acabadas, sino los métodos para descubrirlas.

El aprendizaje centrado en la colectividad: las personas somos parte de una sociedad e interviene en el proceso de aprendizaje con todas sus capacidades, emociones, habilidades, sentimientos y motivaciones; por lo tanto, los contenidos del proceso pedagógico; no se limitan sólo al aprendizaje de hechos y conceptos (contenido conceptual), sino que se atiende en la misma medida a los procedimientos (contenido procedimental), las actitudes, los valores y las normas (contenido actitudinal), es decir, formar personas capaces de adaptarse activamente a las nuevas situaciones de un entorno cambiante. Así mismo, se toma en consideración sus propios estilos, ritmos y estrategias de aprendizaje.

La metodología activa: El docente o facilitador es quien propicia en sus educandos situaciones de aprendizaje estimulantes, sin descuidar que los métodos son el medio y no el fin que facilitan la implicación y la motivación en los educandos.

El aprendizaje cooperativo, dinámico o comunicativo: Desarrollando en el estudiante un conjunto de actividades que propicien la interacción de la persona-colectivo con el medio, con sus pares o el docente, privilegiando dinámicas que pueden ser individuales, en pares, en equipos pequeños y en grupo grande.

El programa o diseño curricular por competencias utilizado en el Colegio Técnico San Agustín sigue las siguientes pautas:

Programar por competencias significa haber identificado el conjunto de conocimientos, saber ser y saber hacer, que el facilitador de la capacitación al cual se le encomienda esta tarea necesita realizarla de manera que satisfaga las exigencias sociales o individuales precisas; por lo que es relevante hacer el análisis del contexto y de los individuos que en él se desenvuelven y que juegan un papel determinante al momento de planificar.

En sentido amplio, una competencia es un conjunto de capacidades, una macro habilidad que integra tres tipos de saberes:

  • El saber conceptual: referido a la habilidad para el manejo de conceptos, datos, informaciones y hechos.
  • El saber procedimental: relacionado con la habilidad para ejecutar una acción o secuencia de acciones siguiendo métodos, técnicas y/o estrategias adecuadas a la resolución de una tarea concreta.
  • El saber actitudinal: concerniente a la habilidad para vincular el saber y el saber hacer a los valores, principios o normas que configuran nuestras actitudes, asegurando que la búsqueda del éxito y el progreso personal-colectivo no se contradigan con el bienestar social.