Arte en la Ciudad de los niños

Estatua en la Ciudad de los niñosGracias a la permanente colaboración de Gerardo Martí Roch, la Ciudad de los niños es un lugar donde el arte está presente y es admirado en cada espacio de su extensión.

El trabajo de este artista plástico de origen valenciano, que radica en desde hace más de cuatro décadas, es un legado insuperable en la institución.

En madera tallada, tela, hierro, concreto o fibra, su obra puede verse en el interior de la iglesia, en la casa de los frailes y en los espacios abiertos que bordean los edificios de la ciudad.

Algunos edificios son de gran belleza Arquitectónica, otros con haber sido concebidos como simples edificios  de características  funcionales con  el tiempo han sido redecorados o rediseñados para significar tan alta misión de educar en valores y por medio de la estética llevar a la épica, a la ética y conducir hacia la Felicidad.

Arte en la Ciudad de los niños

A la par de él, otros artistas contemporáneos, inspirados en la temática de la niñez, han dedicado alguna de sus obras a la institución como reconocimiento a la labor que aquí se desarrolla.

Actualmente, la Ciudad de los niños cuenta con más de 40 cuadros de pintores contemporáneos de primer nivel, entre ellos, Néstor Zeledón, Raquel Villarreal, Luz Mejía, Luis Daell, Marco Aurelio Aguilar, Fabio Herrera, Julio Escámez y el propio Gerardo Martí. La mayoría de las pinturas se exhiben en el museo.

El Museo de la Ciudad de los NiñosEl museo de la Ciudad de los niños

El amplio espacio que sirvió de comedor durante muchos años se destinó a albergar el Museo de la Ciudad de los Niños, inaugurado el 27 de agosto de 2000.

Es un proyecto que puso en marcha el Hno. Alfonso Lázaro Alcalde con el objetivo de exponer valiosas piezas arqueológicas originales que habían sido halladas durante los continuos trabajos de excavación que se realizaban en la ciudad y en zonas aledañas, como sellos indígenas, ocarinas, metates, petroglifos y una tumba indígena hallada en la plaza durante los trabajos de acondicionamiento, que fue trasladada y reconstruida en el interior del museo.

Ahí se concentran también objetos que fueron de uso cotidiano en las primeras décadas de la ciudad, valiosas obras de arte y un gran archivo fotográfico que es la historia gráfica de 50 años de la ciudad.

A la fecha el museo, a pesar de su riqueza, no ha tenido todavía la difusión necesaria para proyectarlo al sector educativo y al pueblo de Costa Rica como patrimonio nacional.

Puerta mural

Sigue inconcluso en cuanto a su diseño, distribución de su acervo y difusión. Una propuesta es incorporarlo como parte de los atractivos turísticos de la de Cartago. Vendría a ser prácticamente el único museo de la zona con un contenido histórico, cultural y arqueológico de gran valor.

La difusión del acervo bajo un nuevo concepto museográfico permitiría a los visitantes conocer la institución y, a través de ella, acercarse un poco al pasado del país y a su patrimonio cultural.

Una reciente evaluación de la Universidad de Costa Rica concluye que el sitio donde se ubica la Ciudad de los Niños fue un asentamiento importante de población hace 2,500 años, por lo menos, y formaría parte del asentamiento Cocorí, sobre la ribera norte del río de Agua Caliente, que es ya reserva protegida por el Estado. La abundancia de hallazgos arqueológicos que están expuestos de manera permanente en el museo de la ciudad, es una confirmación de lo anterior.