“Me ha ayudado a ser más humano”

¿Qué enseñanza personal recupera de la Ciudad de los niños?

Es riquísima, me ha marcado en vida, y esto me ha ayudado incluso a ser más humano, más comprensivo. Ojalá que sigamos durante muchos años con ese carisma, con esa entrega, y ese será el mejor modo de decir a Dios la Orden tiene una misión de servir.

Fr. Pedro Apezteguía Saldías (1971-1979 / 1983-1997).

Vargas Chávez, Guillermo. Ciudad de los niños. 50 años forjando jóvenes con futuro, p. 164.

“Ser honrados, tener conciencia de las cosas…”

¿Qué enseñanza personal recupera de la Ciudad de los niños?

Ser honrados, tener conciencia de las cosas, mientras uno las haga bien todo va a resultar bien.

Fr. Francisco Eddy Angulo Angulo (1978-1995 / 1997-1998).

Vargas Chávez, Guillermo. Ciudad de los niños. 50 años forjando jóvenes con futuro, p. 164.

“En la Ciudad nada era regalado, todo lo teníamos que ganar con nuestro esfuerzo”

En la Ciudad nada era regalado, todo lo teníamos que ganar con nuestro esfuerzo. Yo necesitaba una vez unos tenis para competir. Cuando le dije a uno de los padres me mandó a chapear todo lo que era del estacionamiento hasta el comedor. Al rato de estar con el machete llegaron Elvis y otros a ayudarme y así logré que me dieran mis tenis. Así era en este tiempo, ahora no sé.

Se acostumbraba a mandarnos de vacaciones a las casas particulares de personas conocidas de los padres. En una de esas ocasiones conocí a los que son ahora mis padres adoptivos: Don Ezequiel Herrera, mi padre, y Doña Irma Salas, mi madre.

Javier Francis Green.

Vargas Chávez, Guillermo. Ciudad de los niños. 50 años forjando jóvenes con futuro, p. 119.

“Veo que la infraestructura es superior a la que teníamos”

Veo que la infraestructura es superior a la que teníamos, ahora hay albergues donde habitan doce muchachos con una familia, eso no se veía antes; eso es algo bueno porque se les da la oportunidad a ellos de convivir en familia. Nosotros no lo tuvimos, vivimos siempre varios en un dormitorio y el P. Salvador siempre fue el encargado de los menores. Y me da tristeza al no ver chiquitos aquí, yo vo chiquitos aquí de 9 o 10 años, hasta de 8 años, ahora veo que no hay ninguno y creo que ellos lo necesitan porque hay muchos en la calle.

José Enrique Gibson Thompson

Vargas Chávez, Guillermo. Ciudad de los niños. 50 años forjando jóvenes con futuro, p. 151.