Vida religiosa en la Ciudad de los niños

Vida religiosa en la Ciudad de los niñosEl proceso de profesionalización y reorganización interna de la Ciudad de los niños permitió a la comunidad religiosa delegar algunas funciones administrativas y contar con más tiempo para atender a la formación espiritual e integral de los muchachos.

En aras del respeto a la diversidad y a la libertad de creencias, la formación religiosa durante muchos años fue una tarea que desarrollaron con mucho entusiasmo los frailes en la medida de su disponibilidad de tiempo y de su propia vocación. Fue una formación espiritual directa, vivencial y efectiva.

Había un periodo de preparación para la confirmación, teníamos las eucaristías dominicales, el rezo propio al acostarse y al levantarse, y antes de los alimentos, pero no había mucho tiempo para eso”.

A pesar de todo, es preciso hacer notar que siempre ha habido jóvenes deseosos de recibir el sacramento del bautismo, la confirmación o la primera comunión; una auténtica cosecha atribuible al trabajo de catequistas y frailes, y al propio proceso de crecimiento espiritual de los internos.

Durante la última década, los tiempos fuertes litúrgicos: Semana Santa, Pentecostés… comenzaron a vivirse en toda su riqueza, como acontecimientos claves dentro de la fe católica. Hoy, la comunidad de la ciudad y los vecinos de Agua Caliente y Lourdes acuden a las celebraciones eucarísticas para compartir su fe con los jóvenes, muchos de ellos ayunos de formación religiosa.

Iglesia de Nuestra Señora de la ConsolaciónLo que aquí se celebra, domingo a domingo, es lo que se vive día a día por los frailes, los trabajadores y los voluntarios de la institución en torno a la presencia de los muchachos. La intención es practicar un culto más participativo, que invite a fortalecer los lazos comunitarios de la ciudad con su entorno.

Para los jóvenes esto significa dedicar tiempo para preparar la liturgia de una manera digna, de acuerdo con la fe que se profesa. Podría pensarse que es mucho para los muchachos, considerando la dedicación que les exige su formación en el colegio y en los talleres pero en realidad las celebraciones son alegres, dinámicas, y se viven intensamente; con mucho respeto, además, para los que profesan otra religión.

Durante la última década del siglo veinte y primera del veintiuno, esta ha sido la labor del Hno. Antonio Antón Agramonte, un apasionado de la liturgia y capaz de despertar los sentimientos más nobles de los muchachos de la ciudad, en el momento de celebrar la eucaristía dominical.

Esta es la opinión de muchos asistentes a las celebraciones dominicales: Impresionan mucho las misas donde los 350 muchachos están sentados, bien bañados, arregladitos, van todos, todos cantan y, cuando en la misa participan tan festivos y tan alegres es de estremecerse.

Por otra parte, las clases de religión que se imparten como materia en el colegio, se complementan con las clases de Sagradas Escrituras y catequesis presacramental que de manera adicional se imparten a los internos y a los laicos de las comunidades vecinas que mantienen un vínculo con la Ciudad de los Niños, y cada año un nutrido grupo recibe los sacramentos de la Iniciación: bautismo, confirmación y primera comunión.

Pastoral Vocacional

Pastoral vocacional en la Ciudad de los niñosDesde el año 2000 se  han llevado a cabo cuatro seminarios o convivencias vocacionales anuales de los que surgieron seis muchachos de la ciudad que iniciaron en 2002 su preseminario hacia la vida religiosa.

Aún cuando los resultados no fueron los esperados, el hecho es indicativo de que la labor vocacional dentro de Ciudad de los niños es permanente, siempre a la espera de que se dé el llamado en alguno de los internos. La vida espiritual en la de los en suma, se construye desde la cotidianidad, en el cruce de todos los espacios de convivencia, de una manera firme y constante.

La última oportunidad para muchos de los internos la renovación espiritual representa el último paso en su proceso de formación, antes de salir de a enfrentar los retos de la vida.

Se va consolidando la periodicidad de las convivencias vocacionales cada tres meses y la fidelidad, constancia y creatividad del equipo de laicos apoyando estas convivencias tarde o temprano dará sus frutos.

Encuentros de Promoción Juvenil

Movimiento de Encuentros de Promoción Juvenil

En el año 2001, el Movimiento de Encuentros de Promoción Juvenil organizó un encuentro en la de los Niños para muchachos de segundo y tercero de colegio, al que asistieron voluntariamente 84 jóvenes. Fue la renovación de una práctica que se inició veinte años atrás por iniciativa del P. José Luis Garayoa y un grupo de seglares muy ligado al trabajo de la ciudad.

El equipo coordinador del encuentro de 2001 reconoció la entusiasta participación y el comportamiento del grupo de la de los en ese primer intento.

Año con año, desde el 2001 hasta el presente, se ha ido realizando el encuentro para que todos tengan la oportunidad de vivir un fuerte retiro de tres días que ha transformado muchas vidas.

JAR, Juventudes Agustino Recoletas

Juventudes Agustino Recoletas de la ciudad de ls niños

Recientemente se ha formado un grupo juvenil muy entusiasta  al cual transmitimos el carisma agustiniano y por medio de ellos damos la oportunidad de vivir con entusiasmo el ejemplo y doctrina de san agustín aplicado a los jóvenes de la Ciudad de los niños.

Cada sábado por la tarde se reúnen a reflexionar, orar y convivir y son muy entusiastas en preparar actividades especiales, eventos concretos y contagiar su fe, su amistad y su alegría muy agustiniana a otros.